Ciencia y Tecnología

La electricidad y calor generados a la par mediante residuos sólidos

02/07/2021 IIGE - Daniel Rivadeneira, Analista Técnico de Propiedad Intelectual IIGE

“Cambiar a las energías renovables, no es solo la mejor opción. Es nuestra única opción”. (Fondo Mundial para la Naturaleza)

La electricidad y calor generados a la par mediante residuos sólidos / foto IIGE

La electricidad y calor generados a la par mediante residuos sólidos / foto IIGE

Los combustibles fósiles, incluido el gas natural, el petróleo crudo y los productos refinados de petróleo, son considerados una fuente energética por excelencia, alcanzando el 78,4 % del consumo energético a nivel mundial, según un estudio del 2018 por la International Renewable Energy Agency (IRENA). Según lo plantea el profesor Roziah, de la Universidad Malasia Terengganu, esto ha ido cambiando durante los últimos diez años, debido al cambio climático, la escasez de recursos no renovables y la contaminación del aire y agua, todo esto con un resultado inevitable, el deterioro del ambiente a nivel global.

Es por esto que, en la actualidad se busca remplazar los combustibles fósiles por fuentes de energía menos contaminantes como la biomasa. Según IRENA, el 19,3 % del consumo energético mundial es provisto a través de fuentes renovables y entre las principales opciones se encuentra la biomasa con un 9,1 %, que tiene como ventaja, poseer una alta concentración energética en un tamaño reducido y menos limitaciones al momento de tener que trasladarla, por lo que, domina el suministro de energía dentro de las energías renovables a nivel mundial, en comparación con la energía solar, eólica y la geotérmica que tan solo alcanzan un 1,6 %.

La biomasa, es toda materia orgánica utilizada como fuente energética, entre ellas se encuentran los residuos sólidos como: desechos agrícolas y forestales, materia orgánica de aguas residuales y lodos depurados; así como también, los residuos sólidos urbanos y otros residuos derivados de las industrias.

Dentro del consumo energético en la industria, particularmente las grandes y medianas industrias, según Carlos Núñez, Gerente Comercial, Disdemotos S.A.S., Cali, Colombia, la producción de energía tiene cada vez mayor relevancia, por su alto impacto en los costos finales de producción. Es un hecho que el costo energético componga el segundo o tercer valor en el costo final del producto, ya que está después de las materias primas y la mano de obra.

“Dentro del consumo energético en la industria, particularmente las grandes y medianas industrias, la producción de energía tiene cada vez mayor relevancia, por su alto impacto en los costos finales de producción”

Por ejemplo, un caso de estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en la industria pesquera, da cuenta de que para la producción de 10.000 latas de 125 g de sardinas cada 8 horas, el costo energético ocupa el tercer lugar; en primer lugar se ubica la mano de obra del producto con cerca del 70 %, el 10 % en mantenimiento y seguido por la electricidad que es alrededor de otro 10 %. 

Esta condición, por sí sola, exige que en la industria los planes estratégicos involucren programas y proyectos enfocados a la reducción del impacto del costo energético de la producción. Dentro de esta orientación, los proyectos de cogeneración comienzan a ser considerados como prioritarios para la obtención de energía como lo sostiene Gabriel Gallego, Superintendente de Energía, Industrias del Maíz S.A en Colombia, ya que constituyen un elemento sumamente importante al momento de desarrollar un nuevo proyecto o re potenciar uno preestablecido.

Específicamente, la cogeneración de energía en el proceso industrial, no es más que transformar la energía de un combustible que puede ser un residuo sólido (biomasa), en energía eléctrica y con los excedentes de calor obtenidos, inyectar vapor o agua caliente al mismo proceso.

En Ecuador, la evolución del costo de la energía eléctrica ha pasado de 4.47c$/kWh en 2014 a los 10c$/kWh en 2021, según el autor Macías Centeno Josué Eduardo. Algo similar ocurre con los combustibles, ya que en 2014 el precio del diésel era de $1.04, y hoy se encuentra en $1.52, generando así, gran interés en alternativas energéticas estratégicas sostenibles y amigables con el ambiente. Este tipo de decisión empresarial tiene un impacto económico directo en el costo de producción, ya que la biomasa al ser un residuo tiene un valor nulo o muy bajo, lo cual disminuye los costos de generación de electricidad y la necesidad de quemar combustibles para obtener calor. 

Ecuador al ser un país altamente agroindustrial cuenta con gran cantidad de biomasa.

Por otro lado, hay que recalcar que Ecuador al ser un país altamente agroindustrial cuenta con gran cantidad de biomasa. Para poner una perspectiva de la generación de residuos agroindustriales en el país, las arroceras desprenden alrededor de 2,1 millones de toneladas métricas de residuos al año; las bananeras otros 4,9 millones de toneladas métricas de residuos al año, según el Atlas Bioenergético del Ecuador; y, alrededor de 5,4 millones de toneladas de residuos sólidos urbanos al año, según la Empresa Pública Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos (EMGIRS-EP). Aplicando este tipo de enfoque sostenible, permitiría convertir la biomasa residual en una fuente importante de electricidad y calor para la industria que la implemente.
 

El Instituto de Investigación Geológico y Energético (IIGE), le invita a participar en una ENCUESTA DE PERCEPCIÓN.

El objetivo de la encuesta es recibir sus comentarios para comprender de mejor manera su percepción y expectativa que nos permitan entregar un producto y servicio óptimo. 

Agradecemos su participación.

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ

Versión Impresa

Descarga Versión Impresa

Edición No.2 / Septiembre 2021

Ver Todas las Ediciones