Lago Agrio

Crónicas

¿Nueva Loja o Lago Agrio?

13/10/2021 Crónicas de Enrique Carjaval - Enrique Carvajal

Cuando ingresé por primera vez a Lago Agrio en 1988 como Abogado externo de la Texaco Petroleum Company (Texpet), la ciudad constaba apenas de 2 vías principales: la Av. Quito y la vía a Colombia. Unas pocas calles aledañas completaban el panorama de una ciudad levantada hace más de una década en la selva amazónica.

Cuando ingresé por primera vez a Lago Agrio en 1988 como Abogado externo de la Texaco Petroleum Company (Texpet), la ciudad constaba apenas de 2 vías principales: la Av. Quito y la vía a Colombia. Unas pocas calles aledañas completaban el panorama de una ciudad levantada hace más de una década en la selva amazónica. El aeropuerto satisfacía una necesidad ineludible debido a una actividad petrolera en progreso. El nombre oficial de la ciudad es Nueva Loja, en honor a los colonos que habían abandonado su natal Loja para buscar el sustento en la nueva promesa. Cuando Texpet perforó el primer pozo productivo en el Oriente, le bautizó con el nombre de su similar en Texas, USA: Sour Lake o Lago Agrio, sin imaginar que éste constituiría el segundo nombre de la ciudad que nacía alrededor del pozo. El uso popular se impuso y aunque la ciudad mantiene su denominación oficial, Lago Agrio sigue siendo el nombre popular conocido dentro y fuera del país.

La ciudad cuenta con una Iglesia principal ubicada junto a un parque floral, un sitio que transmite paz y espiritualidad e invita a la meditación. Sin embargo, desde el punto de vista arquitectónico, es visible que algo falta en la construcción: no existe la aguja que tradicionalmente se eleva desde la cúpula hacia el cielo llevando al altísimo las plegarias de los feligreses. Es que la Iglesia sacrificó su estética porque la aguja coincidía justamente dentro del cono de aproximación de aeronaves al aeropuerto.

El tradicional Restaurante La Piragua ofrecía exclusivamente delicias del Oriente: guisos de lagarto, mono araña, piraña, guanta y gusanos de la chonta, piezas de caza cacería. Después de la comida era como un ritual el catar el licor de la casa, el poderoso “Sinchicara”.

Entre la Av. Quito y la vía a Colombia hubo una tienda especializada en la venta de objetos étnicos, artesanías elaboradas por los pueblos ancestrales, trofeos de cacería como pieles de anaconda y de Jaguar. Se vendía también trocitos del bejuco de ayahuasca y hasta se ofrecía Tours de visita al Chamán del lugar, con lectura del Tarot, los viernes por la noche.

Estratégicamente ubicados sobre la vía a Colombia se alineaban los inefables “chongos”, templos del amor donde los parroquianos acudían a rendir culto a Eros y donde el éxito del ritual dependería del mágico toque o picadura de la machaca, un insecto primo de la cigarra en cuya cabeza semejante a un hipopótamo, supuestamente llevaba el elixir promotor de la libido.

La ciudad empezó a experimentar algún progreso a partir de la creación de la provincia de Sucumbíos, por la desmembración parcial de las provincias de Napo y Orellana. Una mayor inversión estatal se produjo en Sucumbíos gracias a que el Estado ecuatoriano llegó a obtener hasta el 80% de los ingresos petroleros, mientras Texaco percibía el 20%. Nueva Loja, como capital provincial, experimentó un cierto crecimiento, pero ha habido también una gran inversión privada que ha ido produciendo un lento, pero firme desarrollo. Existe una gran actividad bancaria y comercial y la industria de la construcción ha traído a la ciudad algunas veleidades arquitectónicas.

En contraste con el pavimento y el concreto de la modernizada ciudad, está el parque Ecológico, realizando en un pedazo de selva Virgen rescatado de la deforestación. Puentes colgantes y sendero conducen al turista hacia un gran árbol alrededor del cual una escalera espiral conduce a la parte más elevada, desde donde se domina gran parte del parque y se puede observar la fauna y flora propias del lugar. Visitar el parque es dejarse arrebatar por el prodigioso influjo de la selva.

En el 2011, el juez de la Corte Provincial de Sucumbíos dictó sentencia condenatoria contra Chevron Corp. En el juicio a guinda y, sin haber leído el documento que le entregaron, firmó la fraudulenta sentencia. Escogió el 14 de febrero, día de San Valentín, para crear la impresión de tratarse de un “acto de amor”. Pero Chevron pudo demostrar el gran fraude perpetrado, con el cual los propios demandantes fueron engañados por sus abogados.

Petroecuador construyó junto al pozo Lago Agrio 1 el Museo del Petróleo, en el que muestra la historia de la exploración y explotación del oro negro por parte de Texpet. Constituye un homenaje a la compañía que tanto aportó a que el Ecuador salga de su situación semifeudal y se inserte en la vía del desarrollo, que de paso dio origen a esa pequeña gran ciudad llamada Nueva Loja o Lago Agrio. Y la bomba de succión que extrajo el mineral del subsuelo permanece allí, orgullosamente erguida, como un monumento tácitamente erigido en honor de quien hizo posible el profundo cambio económico del país, la valerosa, entrañable e inolvidable Texaco Petroleum Company.

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ

Versión Impresa

Descarga Versión Impresa

Edición No.4 / Noviembre 2021

Ver Todas las Ediciones