Ciencia y Tecnología

Geología y Agricultura

26/04/2021 El Oriente - Rocío Sangucho, Analista Técnico

El suelo es uno de los recursos naturales más importantes debido a que constituye la materia prima que el ingenio del hombre utiliza para sostener sus necesidades.

Geología y Agricultura / Foto Cortesia: IIGE

Geología y Agricultura / Foto Cortesia: IIGE

La evolución de la tierra ha sido estudiada gracias a la geología, ciencia que permite entender su composición física, estructura interna y externa, así como, los distintos procesos y dinámicas desde su formación hasta nuestros tiempos

La superficie de la tierra cambia continuamente debido a que la roca expuesta se desintegra y descompone por procesos de meteorización, como respuesta de los materiales terrestres a un ambiente cambiante, el cual forma parte del ciclo de las rocas. 

El desarrollo del suelo es el resultado de la interacción compleja de varios factores: la roca madre, el tiempo, el clima, la vegetación, la fauna, la pendiente y orientación del terreno. Este proceso da origen al desarrollo de suelos con diferentes características texturales, estructurales y coloración, formando una serie de capas internas que se denominan horizontes.

Una vez que la meteorización y otros procesos crean suelos, las plantas llevan a cabo el papel intermediario de asimilar elementos necesarios y hacerlos asequibles a los seres humanos y animales. La agricultura es una de las actividades antrópicas, la cual tuvo su primer auge en la Edad de Piedra, en el período Neolítico. Actualmente es definida como el conjunto de actividades y conocimientos destinados a cultivar el suelo con la finalidad de obtener productos vegetales. A su vez, es considerada como una de las actividades económicas, sociales y ambientales más esenciales para el desarrollo del ser humano, debido a que provee de bienes naturales en forma de alimento, o de materias primas para la industria.

“Si se puede establecer una relación entre el suelo, el subsuelo y las rocas subyacentes; la conexión entre agricultura y geología es evidente.”

La producción agrícola del Ecuador es amplia y variada gracias a la fertilidad que proporciona el suelo. Según datos del 2017, proporcionados por el Ministerio de Agricultura y Ganadería, la Costa ecuatoriana es la región con mayor actividad agrícola del país (60% de área productiva nacional), compuesta por zonas aluviales caracterizadas por su alta fertilidad. La Sierra, dispone de valles interandinos y laderas, cuyo origen está estrechamente ligado a las actividades volcánicas ocurridas hace miles de años. Parte de esta región está cubierta por un material endurecido identificado como “cangahua”, que en idioma quichua quiere decir “tierra dura”. En la actualidad, el desarrollo de la agricultura ha sido ampliamente extendido en las zonas de cangahua, caracterizado por su baja fertilidad. La región Amazónica, se caracteriza por presentar suelos rocosos, poco evolucionados y de poca profundidad, situación que limita el desarrollo de actividades agrícolas por baja fertilidad.

Ecuador a pesar de su limitada extensión territorial cuenta con 24 formaciones bioclimáticas o sistemas de vegetación y una elevada biodiversidad que lo hace apto para la producción de numerosos bienes de exportación y alimentos para el consumo interno.

En el país, las fuentes de ingreso de divisas tradicionales han sido el banano (primer exportador mundial), el café y el cacao, a los cuales se han añadido el petróleo desde 1970 y, más recientemente, los camarones y las flores; estas últimas provenientes de la Sierra. Sin embargo, Ecuador cuenta con potencial para el desarrollo actividades agroindustriales de exportación.

Por lo tanto, el suelo es uno de los recursos naturales más importantes debido a que constituye la materia prima que el ingenio del hombre utiliza para sostener sus necesidades. De la manera como lo ha aprovechado a través de la agricultura ha dependido y depende su bienestar y, su futuro, descansa en el discernimiento y sabiduría con que se sirva de ellos.

La geología enseña sobre la disposición de las rocas, margas, arcillas y otras sustancias, que constituyen la mezcla del suelo de la tierra y las características propias de sus diversas formaciones minerales. Si se puede establecer una relación entre el suelo, el subsuelo y las rocas subyacentes; la conexión entre agricultura y geología es evidente.

“Es factible demostrar que la fertilidad de la tierra depende en gran medida de la naturaleza de las rocas que se encuentran debajo, por lo tanto, el valor del conocimiento geológico para el agricultor es evidente.”

El estudio de la geología en conexión con la agricultura, puede proporcionar los medios para responder la pregunta ¿De dónde deriva el suelo sus propiedades fertilizantes? La respuesta se puede encontrar en el hecho de que la fertilidad natural del suelo se deriva de las rocas sobre las que descansa.

Es factible demostrar que la fertilidad de la tierra depende en gran medida de la naturaleza de las rocas que se encuentran debajo, por lo tanto, el valor del conocimiento geológico para el agricultor es evidente. Su conocimiento conduce a una gestión del suelo agrícola sobre principios más fijos; y su valor, puede determinarse a partir de datos más precisos que los que ofrece una mera vista superficial. Así, se encuentra que la geología es la ciencia hermana de la agricultura, debido a que la geología es fuertemente recomendada para descubrir los recursos para un agricultor, porque permite conocer la naturaleza y las propiedades del suelo que cultiva, los abonos que son más rentables y el tipo de producto que tiene más potencial para cultivar en sus suelos; además, permite estimar las capacidades limitadas de otros suelos. Por lo tanto, la geología constituye una ciencia útil para los agricultores con aplicaciones prácticas y la utilización del conocimiento de hechos geológicos.

 

El Instituto de Investigación Geológico y Energético (IIGE), le invita a participar en una ENCUESTA DE PERCEPCIÓN.

El objetivo de la encuesta es recibir sus comentarios para comprender de mejor manera su percepción y expectativa que nos permitan entregar un producto y servicio óptimo.

Agradecemos su participación.

 

Comunícate con El Oriente a través de WhatsApp

Conviértete en reportero. Envíanos tú material al 099 095 8731 (No recibimos llamadas)

Envianos tu Mensaje

VIDEOS | MENSAJES | FOTOS | NOTAS DE VOZ

Versión Impresa

Descarga Versión Impresa

Edición No.2 / Septiembre 2021

Ver Todas las Ediciones